ZT137 El camino de los Zetatesters hacia el estoicismo

En este episodio que despide la temporada hasta septiembre (cuando tenemos el ZETAEVENTO) tenemos a 4, si 4 zetabosses: Tere Carraublau, Ludo y los dos escaqueados mayores: Tomas y Carles!!! En este programa hablamos de estoicismo y de como el programa, los zetabosses y la comunidad estamos haciendo un camino hacia el estoicismo sin saberlo, porque «sólo se pueden conectar los puntos mirando hacia atrás».

El estoicismo va de vivir de acuerdo a la naturaleza. Pero para ello debemos estudiar y comprender 3 cosas, según su definición en la época helénica.

  • La fisica. Estudiar el mundo (física, química, biología, medicina… esas cosas.)
  • Logica.  Estudio de las matematicas, la lógica, las formas de razonamiento y argumentación, retorica, sin olvidar los errores de lógica.
  • Etica.  Como vivir con significado.

 

O sea hay que  entender como funciona el mundo, razonar correctamente y vivir de acuerdo con la naturaleza  Somos animales sociales, interconectados unos  a otros y capaces de razonar por tanto nuestra naturaleza debe incluir usar el razonamiento para mejorar la vida en sociedad.

Para ello hay que practicar las 3 disciplinas.

Cotrolar el DESEO, -> que debemos desear o evitar Como canalizar nuestras energias tiempo y recursos
Controlar nuestras aciones -> como debemos comportarnos con respecto a los demas , en sociedad
Perpectiva -> juzgar correctament los obstaculos que la vida nos presneta (debesmos enfadarnos por algo, debemos gozar como perras )

Y no olvidemos la Dicotomia del control -> ciertas cosas estan bajo nuestro control, pero otras no. 

ZT136 La conspiración del Mc Mindfulness

Todos los Zetabosses nos hemos encontrado esta semana para hablar del mindfulness, una práctica bastante extendida para reducir el estrés, practicar la atención y ser capaces de vivir el presente sin estar atrapados en el pasado y temiendo el futuro.

Esta disciplina meditativa se ha desprendido de la parte ética que tenía del budismo.

El orden neoliberal se ha impuesto y para poder superar el volumen del pensamiento circular y disperso que tenemos nos encontramos con vendedores de atención plena que intentan salvarnos el día, ofrecernos soluciones individuales rápidas para ser felices en vez de facilitar estrategias que nos ayude a reducir el sufrimiento colectivo y reducir las problemáticas globales.

Elige ser feliz, no te rindas. Evita caer en la atención monetizada que ubica la crisi y el estrés en tu mente. Ya sabes como buen zetatester que eres, que actuar con consciencia sólo es cuestión de práctica. Believe!

Zetaevento 2019. Apúntate

 

ZT 127 , ser feliz 100 dias seguidos

 

En este programa 127 de Zetatesters conversamos con Miquel Gabarro y Teresa Jimenez sobre la felicidad.

Hablamos del trabajo del profesor de psicologia de Harvard Tal Ben-Shahar, sobre quien so dejamos un link a un articulo interesante y su libro..

Y en la categoria de flipado tenemos al Letón de nombre impronunciable Dmitry Golubnichy que se propuso el reto de ser feliz 100 dias del tirón. Aqui teneis  su web, un enlace a un articulo con una foto de una chica muy guapa y que no falte el enlace a su libro:

Y os dejamos con una imagen conmemorativa del número del episodio. 

EB 50 Ana Capo – Terapia con Autoretratos -en el ZEvento 2018 y un encore sobre Star Trek TNG – Kung Fu Panda

Ana Capo https://twitter.com/AutorretratosAC fué la gran revelación del ZEvento 2018. Su charla acerca de cómo  en los autoretratos una herramienta de terapia, sanación y crecimiento personal nos emocionó e inspiro a partes iguales.

A continuación uno que pasaba por allí dió una de sus charlas signature, para cerrar el Zevento.

EB 43 VIII Carta de Seneca, sobre el aislamiento del filósofo.

Sigo con el proyecto de adaptar las cartas de Seneca a Lucilio y locutarlas en el podcast. Podeis encontrar el resto de contenido relativo a Seneca en https://zetatesters.com/seneca

Saludos amigo Lucilio,

Me dices a propósito de mi última carta: “¿Tú me recomiendas evitar la multitud, a aislarme y estar satisfecho en mi conciencia? ¿Y que hay de los preceptos de la escuela estoica que indican que uno debe morir actuando?”. Si me recluyo y cierro mi puerta al exterior es para poder ser útil a muchos. Ninguno de mis días transcurre sin actividad, incluso dedico parte de la noche para el estudio. Y no voy a dormir hasta que estoy exhausto. Incluso cuando mis ojos están agotados por la vigilia, los mantengo fijos en mi obra.

Me he separado no sólo de los hombres, si no de los asuntos mundanos. He dejado de ocuparme de mis propios asuntos; y trabajo para futuras generaciones escribiendo algunas ideas que les pueden ser de utilidad.  Se trata de una serie de consejos, como recetas medicinales que he comprobado que fueron eficaces para mis propias aflicciones, que si no curaron del todo dejaron de extenderse.

Muestro a otros el camino recto que he descubierto tarde en la vida, después de muchos errores. Y por ello imploro: “Evitad aquello que es agradable al paladar, aquello que te trae el azar.  Deteneros y sospechad con miedo ante todo bien u oportunidad que te traiga la suerte: pues las fieras y los peces son capturados por esperanzadoras tentaciones. ¿Creéis que son regalos que os trae la fortuna? Son trampas insidiosas. Y cualquiera entre vosotros que quiera llevar una vida segura, debe evitar como sea picar esos cebos con anzuelo. Trampas en las que igual que los animales, pobres de nosotros, también sucumbimos. Creemos poseer nuestros bienes, pero son ellos los que nos poseen a nosotros.

“Este camino lleva al abismo, pues el destino de los que ascienden tanto es caer. Es más, no somos capaces de resistirnos a la tentación de la prosperidad cuando nos empuja a seguir la corriente. Ni tampoco podemos hundirnos con la barca en su curso, de una vez para todas. La fortuna no solo nos hace volcar, nos descabalga encabritada y nos estrella contra las rocas.

“Observad bien esta regla fiable para una vida sana: Da al cuerpo sólo aquello que necesita para mantenerse sano. El cuerpo debe ser tratado con suficiente rigor para que no predomine sobre la voluntad de la mente. Comed únicamente para saciar el hambre y bebed para extinguir la sed. Vestid para mantener alejado al frío y que la función de vuestro hogar sea meramente proteger contra la incomodidad causada por los elementos. Da igual que vuestras casas sean de adobe o construidas con mármol colorido proveniente de países lejanos. No supone diferencia.  Sabed que tan bien cobija al ser humano la paja como el oro. Despreciad todos aquellos esfuerzos superfluos consagrados al ornamento y a la decoración, pensad que nada más allá del espíritu es digno de admiración. Y para este si algo es grande, nada es grande.»

¿no crees que estoy haciendo más bien al compartir estas reflexiones con las generaciones venideras, que cuando aparezco como abogado en un tribunal, o estampo mi sello en un testamento, o presto mi ayuda en el senado, por palabra o acción, a un candidato? Créeme, los que parecen que nada hacen, hacen cosas mayores: tratan al mismo tiempo de cuestiones humanas y divinas.

Pero ya es la hora de terminar, continuar mi costumbre de equilibrar esta carta. Esto, no proviene de mi obra: como hasta ahora, sigo peinando los textos de Epicuro, de quien estas palabras leí hoy:

«Para lograr la verdadera libertad es necesario ser esclavo de la filosofía.»

El hombre que se somete y se rinde a ella no se queda prisionero; pues en ese acto está emancipado. Porque la verdadera función de la Filosofía es la libertad.

Es posible que te preguntes porqué cito tanto a Epicuro, habiendo tantas buenas citas de nuestros propios maestros. ¿Piensas acaso que estas máximas pertenecen a Epicuro y no al saber universal? ¡Cuántos poetas han avanzado ideas pronunciadas por, o que deberían haber sido pronunciadas, por filósofos! ¡No hace falta ni mencionar a nuestros dramaturgos y escritores de obras de teatro que por su severidad pueden situarse entre la comedia y la tragedia! ¡Cuántas observaciones sagaces se esconden en medio de la trama y la comedia!

Debo citar este verso de Publio, que atañe a la filosofía. Y especialmente a lo que te escribía hace unas líneas; cuando niega que el azar tenga cabida en lo que es nuestro:

“Ajeno es todo aquello que surge del deseo»

Recuerdo que tú mismo, Lucilio, expresaste esta idea incluso mejor y más conciso:

“Lo que te trajo fortuna no te pertenece»

Ahora, a este aún mejor, no lo paso por alto:

“Lo bien que pudo ser dado, puede ser quitado»

Así que no voy a cargar esto a tus expensas, pues te he dado de tu propia cosecha.

Adios.

Texto adaptado por Marc Alier y Maria José Casañ

A partir de las siguientes fuentes :

Epistulae Morales ad Lucilium https://la.wikisource.org/wiki/Epistulae_morales_ad_Lucilium 

“Seneca Volume IV Epistles, Volume I Epistles 1-65”, Harvad University Press: Loeb Classical Library 75, Transated by Richard M. Gummere Published January 1917.  ISBN 9780674990845. Fuente que pertenece al dominio público.  http://stoics.com 

https://es.wikisource.org/  Traducción del latín y notas por Antonius Djacnov (2009)

“The Tao of Seneca” by Tim Ferriss http://tim.blog/seneca 

Musica de Arjen Anthony Lucassen https://ayreon.com

EB41 Carta VII de Seneca sobre las Multitudes

Saludos Lucilio

Ante tu pregunta ¿Qué debo evitar especialmente? Mi respuesta es: la multitud. Ya que no puedes encomendarte a esta con seguridad. Debo admitir mi propia debilidad; ya que cuando salgo de casa siempre vuelvo cambiado. Defectos que conseguí corregir en mi, regresan de nuevo. Igual que el enfermo que ha estado convaleciente durante un largo tiempo no puede salir de casa sin sufrir una recaída. A nosotros nos sucede lo mismo, porque nuestras almas se están recuperando de una larga enfermedad.

Mezclarse con la multitud es dañino: el menos pensado nos puede tentar, mostrándonos un vicio como algo atractivo o deseable. Y así contagiarnos sin que nos demos cuenta. Cuanto mayor sea la masa en la que nos mezclemos, más riesgo corremos.

Pero nada es peor para nuestro carácter que la costumbre ir al espectáculo de los juegos⁠1 en el Circo. La tentación del vicio nos asalta sutilmente mientras transitamos la avenida del placer.

¿Comprendes a que me refiero? Quiero decir que cuando regreso a casa soy más avaro, ambicioso y lujurioso. Y lo que es peor: vuelvo aún más cruel e inhumano, y todo porqué he estado entre seres humanos. El azar hizo atendiera espectáculo de mediodía. Esperaba encontrarme con teatro, comedia y otras distracciones para permitir un respiro de tanta sangre y violencia. Pero me encontré todo lo contrario: cualquiera de los combates precedentes era compasivo en comparación. Una vez dejadas de lado las bufonadas, tenían lugar meros homicidios. Los hombres luchaban sin protecciones, sus cuerpos expuestos por completo a los golpes certeros.

La mayoría prefiere este tipo combates a los enfrentamientos ordinarios o peleas entre campeones. Pues claro que lo prefieren:luchan sin cascos ni escudos para bloquear las armas. ¿Para qué hace falta armadura, técnica o habilidad? Tales artificios no hacen sino retrasar el sufrimiento y la muerte. Por la mañana, los condenados son arrojados a los leones y osos, al mediodía son expuestos a la voluntad de los espectadores que les ordenan luchar entre ellos con acero y fuego. Y la lucha continua hasta que no queda nadie vivo en la arena.

Y tu puedes objetar. «¡Pero este hombre era un ladrón, un asesino!» ¿Sí, de acuerdo? El es un asesino y merece tal castigo. ¿Pero qué crimen has cometido tú para que mereces presenciar tal atrocidad?

«¡Mata, fustiga, quema!” gritaban en la grada.

¿Pero es que no comprenden que el mal ejemplo afecta al observador? Por los dioses, no ven a quien están educando en crueldad. Hay que proteger a los jóvenes de la multitud, pues su voluntad es fácil de apartar del camino recto.

Si hasta Sócrates,Catóny Lelio hubieran visto sacudida su fuerza moral por la multitud que tan poco se les parecía; ninguno de nosotros, que aún estamos forjando nuestro carácter, puede resistirla influenciadel gentío.

Un sólo caso de indulgencia, lujuria y avaricia nos daña de forma sutil e imperceptible. Como el vecino rico que incita la codicia, esa compañía que con un roce inocente te deja la marca de su corrosión. ¿Qué crees qué sucede cuando las buenas costumbres sufren el asalto de la multitud?

Ahora crees que debes elegir entre imitar o bien odiar al resto del mundo. Pero ambas cosas deben evitarse.No imites los que se comportan mal porque son muchos. Tampoco quieras ser su enemigo porque no son o piensan como tu.Céntrateen ti mismo tanto como puedas. Asóciate con aquellos que te puedan ayudar a mejorar. Y admite aquellos que tú puedas ayudar a su vez. Porqué mientras enseñamos aprendemos.

No dejes que la vanidad y el orgullo te empujen a exhibirte ante el publicopara declamar o argumentar. Si tuvieras el mensaje adecuado para tal audiencia, te animaría a que lo hicieras; pero nadie hay que pueda comprenderte. Quizás uno o dos individuos se te acercarán, pero incluso estos te necesitaran de tu dedicación como mentor e instructor por ti para poder llegar a entenderte.

Y si te preguntas “¿Con qué propósito he aprendido todas estas cosas?”Piensa que no has perdido tiempo, pues era para ti mismo que las aprendiste.

Pero para no aprender hoy sólo para mí mismo, te contaré que me topé con tres frases excelentes, las tres casi con el mismo significado. Con la primera de estas frases saldo mi deuda de la presente carta y te pido recibas además las dos restantes como anticipo.

Demócrito dice: «Un individuo vale para mí lo mismo que una multitud, y la multitud lo mismo que un individuo.” Y sigo con estarespuesta que dio el artista a quien preguntaron porque dedicaba tanto estudio a un arte que alcanzaría a tan pocos: «para mí, son suficientes unos pocos, suficiente es uno, suficiente es ninguno.» Excelente es asimismo esta tercera frasede Epicuro, quien dijo a uno de sus camaradas de estudio…»esto no lo escribo para para muchos, sino para ti. El uno para el otro somos audiencia suficiente.”

Estos preceptos, Lucilio, deben ser resguardados en tu alma, así puedas despreciar el placer proveniente del aplauso de la mayoría. Si muchos te elogian: ¿tienes motivos de estar complacido, por ser alguien a quien la mayoría puede comprender? Tus buenas cualidades deben dirigirse hacia tu interior.

Adiós.

© Texto adaptado por Marc Alier y Maria José Casañ

A partir de

las siguientes fuentes :

Epistulae Morales ad Lucilium

https://la.wikisource.org/wiki/Epistulae_morales_ad_Lucilium

“Seneca Volume IV Epistles, Volume I Epistles 1-65”, Harvad University Press: Loeb Classical Library 75, Transated by Richard M. Gummere Published January 1917.  ISBN 9780674990845. Fuente que pertenece al dominio público.

http://stoics.com

https://es.wikisource.org/  Traducción del latín y notas por Antonius Djacnov (2009)

Tao of Seneca, Tim ferriss. http://tim.blog/seneca